¿Cuántos somos ya?

30 de octubre de 2011

Never let you go. {03}


- Thank you –djio Justin.
- Adiós, ___ –dijo dándome dos besos.
- Adiós.

Thais se fue dejándonos a mí y a Justin solos.


ll Justin ll

Choqué con aquella chica y minutos después tuve que salir corriendo por culpa de su amiga, la cual hizo que miles de fans nos persiguieran. Me cogió del brazo y echemos a correr. Nos escondimos en un callejón. Ahí su amiga, que según había oído, se llamaba Thais, empezó a abrazarme, a darme besos en las mejillas, a hacerme fotos, mientras la otra chica, que aún no sabía su nombre, me miraba y no hacía nada.

Minutos después llamaron a Thais, según entendí fue su madre, que quería que se fuera para casa. Nos quedamos solos la chica y yo.

- Bueno, será mejor que me vaya -¿Cómo? ¡Ni siquiera sé tu nombre! No te puedes ir! Un momento, ¿por qué actúo así?
- No, quédate conmigo –ella me miró con cara de “¿Eing?”- No conozco nada la ciudad y me vendría bien una guía –ella se rió- Y te invito a tomar algo –le dije.
- Está bien, vamos -¡Sí! ¡Toma! ¿Pero qué hago? ¿Por qué me pasa esto? Tan solo es una chica- Pero espera un momento.

Asentí con la cabeza. Ella se dirigió hacia donde estaban las beliebers. ¿Qué hace? ¿Acaso está loca?


ll ___ ll

Justin me pidió que me quedara con él y le enseñara la ciudad, y que así me invitaría a tomar algo. Pero no podríamos ir tranquilos, puesto que las beliebers estaban enfrente, y si salíamos de aquél callejón nos verían y tendríamos que volver a correr, y da mucho vagancia. Me acerqué a aquél grupito de beliebers. Me puse a llorar y fui corriendo hacia ellas.

- ¡Chicas! –dije llorando y gritando mientras me acercaba a ellas- Acabo de ver a Justin.

Ellas me miraron y me preguntaban dónde, que qué había pasado, etc.

- Está cerca del teatro –aún seguía llorando- dios mío, ha sido tan emocionante, no me lo puedo creer. ¡Justin Bieber está en la ciudad! –dije saltando de alegría.
- Oh dios míos, vamos ya! –dijo una de las chicas- Sí, venga, ¿a qué esperamos? –chilló otra.
- Rápido, no creo que se quede todo el día esperándoos.

Las beliebers se marcharon y yo volví donde estaba Justin que estaba alucinando.

- ¿Qué les has dicho? ¿Y qué te ha pasado? ¿Por qué lloras? –preguntó Justin
- Les he dicho que estabas cerca del teatro, que está bastante lejos de aquí; que te había visto y eso, y que ha sido la experiencia más bonita de mi vida –dije riendo.
- ¿Y por qué llorabas? –preguntó atónito.
- Para que fuera más creíble –dije mostrándole una sonrisa torcida.
- Wow. Eres buena actriz –dijo Justin.
- Gracias.
- Bueno, vamos? –me preguntó él.
- Sí, claro –le contesté yo- ¿Adónde quieres ir?
- Dónde tú quieras. Pero espera…
- Dime –dije sonriendo.
- Aún no sé tu nombre –dijo poniéndose las manos en los bolsillos. ¡Que tierno! ¿Qué? ¿Cómo que qué tierno? Ya deliro, ya deliro
- Me llamo ___ ___.
- Yo Justin, encantado –dijo apretándome la mano.

Solté unas carcajadas.

- Así que Justin, eh? Es raro no te conozco de nada. ¿Eres famoso? –pregunté irónicamente.
- ¿Yo? ¡Qué va! –estallamos a risas.
- Bueno vamos, ¿o te quieres quedar en este callejón de por vida?
- Vamos, vamos –dijo él sonriendo.

Caminamos un rato hasta que pasemos por delante de una cafetería, en la que Justin se detuvo.

- ¿Entramos? –dijo señalando las puertas de la cafetería- Tengo hambre
- Claro -acepté entre carcajadas.

Justin me abrió la puerta y me dejó pasar a mí primero. Nos sentamos en una de las mesas que había al final de todo, para que no le reconocieran.

- Dios tengo un hambre que me muero –dijo Justin llevándose las manos a la barriga.
- Ahora nos atenderá la chica, no te preocupes –dije sonriéndole
- Bueno, cuéntame algo –dijo él.
- ¿Qué quieres que te cuente? –pregunté.
- Algo sobre ti –dijo sonriendo.
- ¿Qué tal si tú me preguntas y yo re respondo?
- De acuerdo –dijo él- Empecemos –yo reí- Mmm… ¿Cuántos años tienes?
- 15 –dije.
- ¿Y cuándo cumples los dieciséis?
- El 28 de enero –le contesté.
- Soy más grande que tú –dijo sonriendo.
- Sí, lo sé. Tengo una Wikipedia con patas que me habla mucho de ti, ¿sabes quién es?
- Mmm… ¿Thais? –preguntó él.
- Sí –le afirmé riendo.
- Me cae bien. Está loca, pero me cae bien –dijo.
- Y tanto que está loca. Antes de habernos chocado estaba arrodillada en el suelo y diciendo “Por favor Dios, haz que vea a Justin” –dije imitando la voz de mi amiga.

Justin rio.

- ¿En serio?
- Sí –respondí riéndome- Me hizo mucha gracia cuando dijo “OMB, Justin Bieber me ha abrazado”.
- Sí, a mí también. Pero ya estoy algo acostumbrado. Es salir para comprar el pan o algo por el estilo, y tengo a miles de fans rodeándome o pidiéndome autógrafos… -dijo rodando los ojos.
- ¿Y no te cansas de ellos? –pregunté.
- Claro, es agobiante. Y ya no te hablo de los paparazzis, no poder tener vida íntima, cualquier cosa que haces sale en los periódicos y revistas.
- Pero es lo que has escogido –dije- Tú querías ser cantante, y estas son las consecuencias.
- Sí, lo sé. Pero a veces… No digo me que arrepienta de ser lo que soy, pero a veces me gustaría ser alguien normal.
- Te comprendo.

En ese momento llegó una chica con una libretita en la mano.

- Hola, ¿qué queréis? –preguntó la chica con voz dulce.
- Yo una Coca-Cola. ¿Tú? -dije mirando a Justin.
- También una Coca-Cola –dijo en español.

La chica lo anotó en su libretita.

- Un momento, ¿tú eres Justin Bieber? –preguntó la chica. Justin asintió- ¿Puedes firmarme un autógrafo? –dijo dándole la libretita. Justin se la firmó y se la entregó- Gracias. Enseguida os traigo las bebidas.
- Vaya, tienes fans por todos lados –dije yo mirándole.
- Sí –se sacó la gorra, hizo un hairflip y se la volvió a poner. Oh, no. Lo odio. Odio cuando hace eso, me pone nerviosa.
- No hagas eso por favor –dije riéndome.
- ¿El qué? –preguntó él extrañado.
- El hairflip. Lo odio, me pone nerviosa.

Justin rió y volvió a sacarse la gorra y hacer el hairflip, yo me reí, porque aunque me molestara me hizo gracia.

- Eres gracioso –dije aún riéndome.
- Gracias.

La chica llegó con las bebidas y las dejó en su sitio.

- Aquí tienen –y se marchó.

Justin y yo nos bebimos el refresco en nada, estábamos sedientos. Nos reímos ante la velocidad en la que habíamos acabado nuestra bebida. 
Desde que me senté no había parado de reírme. La chica nos trajo la cuenta.

- Pago yo –dijo sacando su cartera del bolsillo.
- No! Pago yo –dije sacando el dinero.

Justin cogió mis manos.

- Insisto, pago yo –el contacto de sus manos a las mías hizo que un montón de mariposas revolotearan por mi estómago. ¿Qué? ¡¿Pero qué dices ___?! ¡Estás loca!

Justin pagó y nos fuimos de la cafetería. Saqué mi móvil para ver la hora

- Omg.
- ¿Qué pasa? –preguntó.
- Es tarde, debo irme.
- Yo también. Llamaré a Kenny y te llevo a casa.
- No, no, ya voy yo sola. No quiero molestar –dije marchándome.
- ¿Cómo vas a molestar? Kenny te llevará a casa, no le importa –dijo cogiéndome del brazo.
- Bueno, si insistes –dije poniéndome a su lado- Gracias –dije sonriendo.
- No hay de qué- Justin cogió su BlackBerry y marcó el número de 
Kenny- Hey bro’. Ven a recogerme. Sí, estoy enfrente de una cafetería… Se llama… -se giró para ver el letrero del local, pero antes se lo dije yo- “El Sorbo”, se llama “El Sorbo”… Sí, está cerca de una plaza con varios árboles… De acuerdo… No tardes… Adiós bro’- colgó- En 5 minutos está aquí.
- De acuerdo.

Al poco rato una camioneta negra estacionó delante nuestro y abrió las puertas.

- Hey bro’ –dijo Justin mientras se subía en el asiento del copiloto y hacían un saludo de manos- Kenny no te importará acercar a esta chica a su casa, no?
- Claro que no! Sube anda! –dijo él muy amable.
- Gracias –dije mientras me sentaba en los asientos de detrás y cerrando la puerta.
- Bueno Justin… ¿Quién es? ¿Tu novia? –dijo él provocando que Justin y yo nos sonrojáramos.
- Soy ___, lo acabo de conocer hace un rato –dije yo.
- Ah, es un placer conocerte ___ –dijo él sonriendo- Bueno, supongo que ya sabes cómo me llamo –dijo Kenny riéndose.
- Sí –dije riéndome yo también.
- ¿Bueno dónde vives? –me preguntó Justin.
- En la calle ___.
- Vale, no cae muy lejos –dijo Kenny.
- Oye ___ –me llamó Justin.
- Dime.
- Dame tu número de teléfono y así podemos quedar algún día de estos –dijo él girándose para verme.

Justin se había quitado las gafas y la gorra, y cuando se giró para verme me enamoré de sus ojos. No me extraña que Thais esté tan obsesionada con él, si es que es guapísimo. Espera, ¿qué? ¿Es guapísimo? ___, borra esos pensamientos de tu mente, pero ya!

- Eh, sí, claro –dije yo tratando de despegar la mirada de sus ojos, pero no podía. Algo me lo impedía- Nos intercambiamos los teléfonos y los guardamos, vale?
- Sí –Justin me dio su BlackBerry y yo le di la mía. Le guardé mi número de teléfono y él me guardó el suyo- Ya está- dijo dándome el móvil.
- Gracias –dije dándole su móvil.

Estábamos cerca de mi casa, apenas faltaban unas calles.

- Si quieres mañana podríamos quedar –dijo él sonriendo perfectamente ¡Otra vez! ___, déjate de tonterías!
- Claro. Me llamas y quedamos en cualquier sitio.
- De acuerdo –y me guiñó un ojo. Oh my God.
- Bueno, ¿es ésta tu casa? –preguntó Kenny.
- Sí, es ésta. Para –Justin salió del coche, y me abrió la puerta.
- Gracias, Justin. Ha sido un placer conocerte –dije dándole dos besos.
- El placer ha sido mío. Mañana te llamo, ¿de acuerdo?
- Claro, cuando quieras. ¡Gracias Kenny, eres muy amable! –dije desde la puerta de mi casa.
- De nada, aquí para lo que sea, ¿vale? –me recordó.
- Claro. ¡Adiós, chicos!

Abrí la puerta y entré en mi portal. Subí las escaleras lo más rápido posible. Mis padres estaban en casa. Qué raro. Fui al comedor, que era ahí donde estaban y les saludé.

- Hija, es tarde, ¿lo sabías? –me avisó mi madre en cuanto me vio entrar por la puerta.
- Mmm, ¿qué hora es? –pregunté sacando el móvil- ¡Hostia! Las dos de la tarde! Lo siento, pero es que si os explico lo que me ha pasado…
- Primero comemos y después hablas, sí? –dijo mi padre.
- Bueno –acepté.

Ayudé a poner la mesa y nos sentemos todos a comer.

- Bueno, ¿y qué era eso que nos tenías que contar? –preguntó mi madre mientras se llevaba un hoja de lechuga a la boca.
- Ehm… He conocido a Justin Bieber –mis padres me miraron con cara de “¿Estás tonta?”
- ¿El cantante ese del que Thais está enamorada? ¿El que tiene el pelo largo, ese? –preuntó mi padre haciendo un gesto con las manos como si tuviera pelo.
- Sí, ese mismo, papá.
- ¿Y eso? ¿Qué hace él aquí? –preguntó mi madre.
- A parecer dio un concierto cerca, y está pasando las vacaciones aquí.
- Ah… ¿Y qué ha pasado? –volvió a preguntar mi madre.
- Pues fuimos a tomar algo a “El Sorbo”, su guardaespaldas me llevó a casa, y mañana hemos quedado para ir a dar una vuelta –le expliqué como si fuera lo más normal del mundo.
- Dios. Lo explicas como si eso pasara todos los días.
- Ya –dije riendo- Bueno he acabado, no tengo mucha hambre. –dije levantándome y llevando el plato a la cocina.

Me encerré en mi habitación y encendí el Facebook. Tenía un mensaje privado de la loca de Thais.

“¡Oh Dios mío, aun no me puedo creer que haya conocido a Justin Bieber! Y dime, ¿qué pasó cuando me fui? ¿Te quedaste con él? ¿O te piraste para tu casa? ¡Cuando leas esto llámame por favor! Un beso!”

Me reí ante el mensaje de mi amiga, cogí el teléfono y marqué su número. Al primer tono ya me contestó

#Llamada telefónica#
- ¡____! –chilló mi amiga.
- ¡Ahg! ¡Burra me vas a dejar sorda! –dije yo haciendo una mueca.
- Lo siento, lo siento –se disculpó Thais- y dime, ¿Cómo fue? ¿Qué hiciste con Justin?
- Fuimos a tomar algo a una cafetería, su guardaespaldas me llevó hasta casa… -Thais ya estaba chillando como una loca.
- ¡¿Has ido a tomar algo con Justin Bieber?! ¡No me lo puedo creer! ¿A que es más guapo en persona que en la tele?
- Sí, la verdad es que es guapo –dije yo recordando sus hermosos ojos.
- Aish, que te convertirás en belieber –dijo ella.
- No, no, una cosa es que diga que me parece guapo, porque la verdad, es que el chaval lo es, pero otra cosa es convertirme en belieber…
- Ui vale, vale –dijo ella- que borde.
- ¡No! Borde no, simplemente es eso…
- ¿Y qué más pasó? –preguntó mi amiga con interés.
- Pues… -dije dándole algo más de intriga
- Pues… ¿qué? ¡Vamos dímelo! –pidió mi amiga impacientemente.
- Pues que he quedado mañana con él –contesté con un tono de voz normal.
- ¡¿ENSERIO?! ¡NO ME LO PUEDO CREER! ¡QUE SUERTE! –exclamó mi amiga chillando- ¡QUIERO SER TÚ! DIOS MÍO, QUE MORRACO! –siguió chillando mi amiga.
- ¡Como sigas chillando me vas a dejar sorda! –le volví a avisar algo enfadada por tanto griterío.
- Perdón, perdón. Bueno, esta tarde quedamos con las chicas, vale? 
- Pasadme a buscar –pedí yo
- De acuerdo. Adiós.
#Fin de la llamada telefónica#


ll Justin ll

___ ya se había ido. Era muy simpática y agradable. Era preciosa, tenía unos ojos increíblemente bonitos. Me trató como una persona normal y corriente, no como Justin Bieber, el cantante.

- Bueno… -dijo Kenny- ¿te gusta?
- ¿Quién? –pregunté.
- Pues quien va ser, bobo! ___.
- No! ¡Qué dices? La acabo de conocer, no me puede gustar –dije tratando de no sonrojarme.
- Pero hay que admitir que la chica es muy guapa –dijo mirándome.
- Sí, sí. Es bastante guapa, la verdad. ¿Has visto sus ojos? –pregunté.
- No, no me fijé –dijo él.
- Dios, son hermosos –dije yo recordándolos.
- Te gusta ___, Justin –dijo él.
- No, no, solo digo que es guapa, y eso…
- Te acabará gustando, verás.

___________

Bueno, pues hasta aquí el capítulo 3. Sé que es un poco aburrido, lo siento, no he puesto nada interesante :( Intentaré publicar lo antes posible, sí? Gracias por todo en serio,sois únicas. Me dejáis muchos comentarios, y eso se agradece, en serio. MIL GRACIAS :)

Bye!

29 de octubre de 2011

Never let you go. {02}


Saqué mi BlackBerry para revisar el Facebook. Iba tan concentrada, que no esquivé a un chico que venía corriendo, y eso hizo que los dos cayéramos al suelo…

Mi móvil cayó al suelo, Thais se reía como una tonta y yo estaba que echaba humo por las orejas por culpa de la  tonta reacción de mi amiga.

- Lo siento, lo siento –se disculpó el chico mientras me ayudaba a levantarme
- Tranquilo, no pasa nada –le dije yo intentando tranquilizarme. Iba tapado con unas gafas de sol y una gorra- yo era la que iba distraída con el móvil

Thais dejó de reírse y se quedó seria.

- OMB –dijo ella sin dejar de mirarlo- ¿Tú eres…? ¿Eres… -Thais no lograba terminar la frase. Me volví a fijar en aquél chico y me di cuenta de quién era. Sí, era Justin Bieber, la persona que minutos antes, había dicho que no podría estar aquí y que sería imposible poder verle- ¡ERES JUSTIN BIEBER! –dijo mi amiga chillando

Justin y yo le tapamos la boca a mi amiga a la vez, la cual se quedó un poco sorprendida por nuestra reacción.

- Shht! –Justin ahora había apartado la mano de la boca de mi amiga- ¿Quieres que las beliebers vengan y nos maten por tu culpa? –negó con la cabeza- Te voy a apartar la mano, como hagas alguna insensatez… -Thais quitó mi mano de su boca y empezó a saltar y a chillar.
- OH DIOS MÍO! NO ME LO PUEDO CREER! JUUUUSTIN TE AMO! I LOVE YOU! –chilló mi amiga.

Justin y yo miramos a todos lados buscando el grupo de chicas que lo habían estado persiguiendo, pero no vimos nada; hasta que se escuchó miles de “DIOS MÍO, JUSTIN BIEBER!”, “MIRAD, AHÍ, ES JUSTIN”, “JB, TE QUEREMOS”

- Rápido, sígueme –le dije en inglés a Justin mientras cogía su brazo y el de Thais.

Salimos corriendo evitando esa gran multitud de fans que nos perseguían. Logramos despistarlas y nos metimos en un callejón. Estábamos agotados, teníamos las respiraciones agitadas. Pensaba que de un momento a otro, el corazón me saldría por la boca. Miré enfadada a mi amiga y le dije:

- ¡¿Pero tú estás tonta?! –dije chillando- ¡Mira lo que ha pasado por tu culpa! ¡Te dije que no hicieras ninguna estupidez!

Justin me miraba con cara de ¿WTF?

- Dio mío, ___! Sabes a quién tengo a mi lado? Eh? Como querías que reaccionara? Es mi ídolo, es Justin Bieber –dijo mi amiga. En parte tenía razón, pero le avisé, y ella no me hizo caso.
- Sí, lo sé, pero te podrías haber controlado un poco.
- Lo siento, lo siento –se puso al lado de Justin y me dio su móvil- Nos puedes hacer una foto?
- A mí no me lo preguntes, pregúntaselo a él –dije señalando a Justin con la mirada
- ¿I can take a picture with you? –preguntó mi amiga. Me hizo gracia el acento, el mío no es que fuese perfecto, pero me hizo gracia.
- Of course –dijo Justin

Desbloqueé su móvil y les hice una foto. Thais estaba muy contenta, le abrazaba, le daba besos a la mejilla a Justin, le hacía fotos, y Justin no le decía absolutamente nada, él se dejaba, le hablaba, obviamente yo le traducía todo a Thais; No sé cómo era capaz de aguantar todo esto, yo estaría ya un poco harta de tener que soportar a miles de fans comportándose así, como unas locas esquizofrénicas.

Me alejé un poco de ellos para mirar si las beliebers ya se habían ido, pero seguían por ahí dando vueltas. Algunas chillaban, llamaban a sus amigas o familiares contándoles la experiencia, y otras simplemente lloraban. ¿Cómo se podían poner así por un cantante?

“Baby, baby, baby, oh”

El móvil de mi amiga empezó a sonar. Justin me miraba. Me acerqué a él y le dije:

{En inglés}

- Las beliebers siguen por ahí. Así que tendrás que dar toda la vuelta para perderlas de vista
- Gracias –me dijo Justin- Pero…
- Pero qué –le dije
- ¿Por qué haces esto? Tú no eres belieber… - ¿Este tío es tonto?
- ¿Y qué tiene que ver? –dije algo extrañada
- Pues que si no lo eres se supone que me tienes que odiar –dijo el llevándose una mano en la cabeza
- No tiene nada que ver. No te conozco, no te puedo odiar.
- Me alegra oír eso… Odio que la gente me juzgue sin conocerme –dijo él
- Esa gente es idiota. Se aburren y no tienen nada que hacer que criticar a los demás.
- Gracias, enserio.
- No hay de qué –dije guiñándole un ojo. ¿Guiñándole un ojo? Por favor ___, ¿Cómo haces esa estupidez?

{En español}

Thais seguía hablando por el móvil, antes había oído como le contaba lo sucedido con Bieber, pero ahora hablaba de otra cosa, parecía que estuviera rogando algo.

- Por favor… Mamá, por favor… ¿10 minutos? ¡¿Por qué?! Mamá, por favor! Tengo a Justin Bieber a mi lado –Justin y yo nos miremos y nos reímos. Supongo que aunque él no entendiera el español sabría más o menos de que trata la conversación de mi amiga con su madre- ¿Ni 5 minutos? Por fav… ¡Vale, de acuerdo! –dijo ella enfada, y colgó el teléfono
- ¿Qué ha pasado? –le pregunté a mi amiga
- ¡Mi madre dice que vaya para casa! ¡Y yo no quiero irme, quiero estar con vosotros! –dijo llorando.

Justin se acercó a ella y le abrazó. A mi amiga se le abrieron los ojos como si de platos se trataran, y me empecé a reír. Justin se separó de ella.

- OMB –dijo susurrando- Justin Bieber me acaba de abrazar –No pude evitarlo y estallé a reír. Justin me miró y acabó riéndose él también- Bueno, pues tengo que irme. Ha sido un placer conocerte, Justin. I’m your biggest fun! –dijo sonriendo.
- Thank you –djio Justin.
- Adiós ___ –dijo dándome dos besos
- Adiós.

Thais se fue dejándonos a mí y a Justin solos.

___________

¡Hooola! Aquí el segundo capítulo. Sé que es un poco corto, lo siento. 
Muchas gracias por los comentarios del capítulo anterior, en serio, muchísimas gracias :) Sois las mejores, no sé como agradecéroslo.
No me enrollo más. Un besito a todas 

Bye!

27 de octubre de 2011

Never let you go. {01}



|| Narradora ||

Primer día de vacaciones. Bien. Llevabas semanas esperando esto, el verano. Habías quedado para ir a dar una vuelta con Thais, tu alocada y mejor amiga que tienes. 

Thais es una chica que está obsesionada con Justin Bieber, y con todo lo que tiene que ver con él. Gracias a ella, tú también te lo sabes todo, porque te lo repite una, y otra vez.

Te levantaste de la cama y fuiste a la cocina a desayunar. Tu casa era un pisito pequeñito, y aunque tus padres fueran de bastante dinero no querían cambiarse de casa, porque les gustaba mucho. Te tomaste un vaso de leche con algunas galletas. Recogiste todo y te fuiste a duchar. 

Te pusiste esto.

Te lavaste los dientes y te peinaste. Dejaste tu pelo suelto, ya que no te apetecía hacerte coletas, ni nada por el estilo. No te maquillaste porque aparte de que no te hacía falta, no tenías ganas y solo te quedaban 20 minutos.

Tus padres estaban trabajando, no vendrían hasta las 18 o 19 de la tarde, así que tendrías que prepararte tu sola la comida.

Habías quedado con Thais en un parque del centro de la ciudad para dar un paseo y tomar algo. Llegaste 5 minutos tarde


|| ___ || 

- ¡Thais! –le grité a unos cuantos metros de distancia para que me escuchara

Fui corriendo hasta ella y le di un abrazo

- Siento haberte hecho esperar. Me levanté un pelín tarde –me excusé.
- Tranquila, any problem –dijo sonriendo- ¿Sabes qué?
- No, ¿qué? –pregunté
- Adivina quién está aquí en la ciudad –dijo ella con nerviosismo
- Mmm… ¿Es famoso? –pregunté, puesto que mi amiga estaba un poquito nerviosa
- Sí, sí! –dijo ella con entusiasmo
- Mmmm… ¡Taylor Lautner! –dije yo contenta
- ¡No! –Pues vaya, que desilusión- Va, te lo digo yo porque sino tardarás años en acertarlo –se calló por unos momentos y me miraba. ¿A qué esperaba?
- Va, joder, dímelo!
- ¡JUSTIN DREW BIEBER MALLETTE! –chilló ella mientras saltaba de emoción
- ¡AAAAAH! –chillé irónicamente- ¿Y? –pregunté fríamente- Ya sabes que no soy belieber,  ¿a mí que más me da si el Bieber está en Tarragona?
- Mierda, es verdad. Había olvidado ese detalle –dijo llevándose una mano en la frente- pero tía, prométeme que si lo ves me avisas.
- ¿Tú estás tonta, no? No lo vas a ver, es imposible. –sonaba un poco dura, pero es verdad- aparte, ¿qué haría aquí?
- Pues porque hace dos días dio un concierto cerca, y está aquí pasando unos días de vacaciones –dijo ella- Uf, ojalá lo viera –se arrodilló en el suelo mirando al cielo- ¡Por favor, Dios mío, quiero ver a Justin Bieber, abrazarlo, besarlo, concédeme ese milagro, por favoooor! –la gente que pasaba miraba a mi amiga y luego a mí. Algunos chavales se reían. 

Lógico.

- ¿Te quieres levantar que te está mirando todo el mundo como si fueses una loca? –pregunté mientras miraba a todos lados para ver si la seguían observando
- Vale, vale –dijo levantándose y sacudiéndose las rodillas porque se las había ensuciado- Ojalá vea al Bieber, tía.
- A ver, no te quiero desilusionar, pero es muy difícil que un famoso como el Bieber esté pasando unas vacaciones en esta ciudad tan pequeña; aunque haya dado un concierto aquí al lado. Simplemente, porque seguro que él habrá escogido una ciudad más… no sé, lujosa, algo así.
- Haré como si no te hubiese escuchado, sí? –dijo Thais- solamente doy gracias de que no seas anti-Bieber, o una “hater” de esas –dijo mirándome
- Ya sabes que a mí lo que haga ese tío me la pela. No voy a juzgarlo sin conocerlo, ni llamarlo gay, ni esas tonterías; pero tampoco voy a adorarlo como hacéis las beliebers…
- Bueno, pero te doy las gracias, porque al menos no te metes con él…
- No hay por qué darlas, boba.

Fuimos a sentarnos en un banco y ella puso música.

- No te molesta si suena algo de Justin, no? –preguntó
- Que no, pesada –dije rodando los ojos- solo te pido que no pongas la de “Baby, baby, baby, oh –canté-, porque ya se me hace pesada y aburrida de tantas veces que la pones.
- Vale –y puso una de Justin, como no…

Hablábamos de lo que queríamos hacer este verano, de dónde queríamos ir de vacaciones, etc…

- Oye, me apetece un helado, ¿quieres uno? –pregunté mirando la casita azul donde vendían helados
- Sí, te acompaño –dijo levantándose del banco
- Pero quita ya la música, por favor –por su culpa se me pegaron canciones del Bieber, pero no me llegaron a gustar, simplemente me las pegaba y las cantaba sin darme cuenta
- Okay –dijo sonriendo y quitando la música

Llegamos a la casita

- Hola –dijo el vendedor al que conocíamos ya de hace mucho- lo de siempre, chicas? –preguntó
- Sí –dijimos las dos a la vez
- De acuerdo. Uno de chocolate –dijo preparando el helado y dándoselo a Thais- y uno de fresa –e hizo lo mismo que antes- son 2’50
- Pago yo –dije sacando el dinero del monedero- Aquí tiene.
- Muy bien. Adiós.
- Adiós –nos despedimos las dos del vendedor de helados.

Nos sentamos en el banco de antes e hicimos lo mismo, hablar, escuchar música, pero esta vez de mi móvil. y comer nuestro helado.
Todo iba bien, hasta que vi un montón de chicas corriendo y gritando con pósters en la mano. ¿Qué hacen con su vida?

- Oye has visto eso? –pregunté sin dejar de mirar hacia la misma dirección en la que vi a miles de chicas corriendo y gritando como locas
- ¿El qué? –preguntó ella concentrada en su móvil
- A las chicas corriendo y gritando con posters en la mano –dije como si fuera lo más normal del mundo. Thais dejó de mirar al móvil y posó su mirada en mí. Estaba blanca
- Justin Bieber está aquí –dijo seria
- ¿Qué? ¿Qué tonterías dices? –pregunté
- ¡JUSTIN BIEBER ESTÁ EN LA CIUDAD! –gritó mientras empezaba a saltar- ¡POR ESO ESTABAN CORRIENDO ESAS CHICAS! –me cogió del brazo y empecemos a correr buscando a esas chicas. Yo corría simplemente por hacerle el favor a mi amiga, porque sabía lo que significaba para ella Justin Bieber. 

Las buscamos durante mucho rato, porque pensábamos que si las encontrábamos a ellas, también estaría Justin; pero nada, no vimos ni a las beliebers ni a Justin.

- No están, Thais –le dije a mi amiga- No vamos a encontrar ni a las beliebers ni a Justin
- Sí, tienes razón. Fue una tontería hacer esto. Te he hecho correr para nada –dijo Thais
- No importa –dije dándole un abrazo- Ya podrás tener la oportunidad de verlo en el próximo concierto que haga en España.

Fuimos a dar una vuelta y hablábamos por el camino. Intentaba consolar a mi amiga, diciéndole que no pasaba nada, que lo podría ver, que a lo mejor, las fans se habían confundido y no era él, etc… Pero ella no me hacía caso, decía que había desaprovechado su única oportunidad de ver a su amor platónico.

Después de eso no insistí más y deje de intentar consolarla. Íbamos las dos calladas y mirando a cualquier dirección, pero no nos mirábamos a la cara. Era un momento incomodo, en parte me sentía mal por mi amiga, porque creo que a todo el mundo le hubiera hecho muchísima ilusión ver a su cantante favorito; pero no sé, tampoco es para ponerse así…

Saqué mi BlackBerry para revisar el Facebook. Iba tan concentrada, que no esquivé a un chico que venía corriendo, y eso hizo que los dos cayéramos al suelo…

___________

¡Aquí el primer capi! Espero que les guste:) ¿Con quién habrás chocado? Más en el próximo capítulo!

Bye!

25 de octubre de 2011

Personajes.

___ : Nací el veintiocho de enero, quince años. Mi pelo es largo, castaño claro y ondulado. Los ojos son de color verde, y según la luz, azules. No soy ni muy alta, ni muy bajita, lo normal para miedad; y tengo buen cuerpo. Soy divertida, simpática, orgullosa y no me da vergüenza absolutamente nada. Algo alocada, por no decir bastante. Muy rebelde, muy terca y cariñosa con todo el mundo.

Mamá y papá: Simpáticos, enrollados, divertidos… Son padres jóvenes, así que saben cómo tratar a una hija adolescente. Trabajan juntos en una de las empresas más importantes de España. Tengo mucha confianza con ellos, así que más o menos se lo cuento todo. No son muy estrictos, así que más o menos voy un poco a mi bola.

Mis amigas: Tengo muchísimas amigas, pero sólo hay dos que son muy especiales para mi; Thais, una loca que está obsesionadísima con Justin Bieber y Wikipedia personal. Julia, la otra loca no tan obsesionada con el cantante pero sí con la que vivo momentos inolvidables y divertidos. El resto -Ana, María, Judith y Laura-, son mayores que yo y por tanto, piensan que pueden tener el derecho de llamarme 'enana' a todas horas aún sabiendo que odio ese mote.

Justin Bieber: Lo que al principio resulta ser una amistad, al final acaba siendo algo... bonito. Dieciséis años -sé que tiene diecisiete, pero dejémoslo ahí-. No creo que haga falta describirlo, sabéis de sobras cómo es. Aunque quiero resaltar una palabra: perfecto.

Kenny: Es el guardaespaldas de Justin. Son como hermanos, ya que pasan gran parte del tiempo juntos. Justin tiene mucha confianza con él, se lo cuenta todo. El negrito sonriente -así es como lo llamo-, también acabará siendo como un hermano, me protege muchísimo y me lo paso en grande con él.

Pattie: La madre de Justin. Cariñosa, amable, tierna; parece la reencarnación de Winnie the Poh. Es como mi segunda madre.

Christian y Caitlin Beadles: Los dos mejores hermanos y a la vez amigos que jamás he conocido. Ambos tiene una personalidad increíble y, con el paso del tiempo, acabarán siendo mi mejor compañía.

Chaz Somers y Ryan Butler: Mejores amigos de la infancia de Justin. Los llegaré a conocer, pero no estarás mucho tiempo con ellos, porque ellos viven en Canadá y solo están pasando una pequeña temporada de vacaciones con Justin.

Scooter Braun: No aparece mucho en la novela, pero es un personaje importante, porque forma parte de la vida de Justin. Es muy gracioso y me llevo muy bien juntos.


El resto de personajes irán apareciendo según el transcurso de la novela.

Sinopsis

Acabas de terminar las clases, y con ellas empiezan las vacaciones de verano, que serán una de las mejores de tu vida. Cosas que nunca pensabas que te pasarían sucederán, y tu vida cambiará a partir de ahí.

24 de octubre de 2011

¡ PRÓXIMAMENTE !